Consejos para mejorar la erección

Prevención de la impotencia sexual

Para muchos hombres, los cambios en su estilo de vida pueden ayudar a la salud de las arterias y venas:

Eliminar el consumo de tabaco y drogas, y disminuir el de alcohol.

Descansar y tomarse tiempo para relajarse.

Hacer ejercicio fisico de forma regular.

Comer de modo saludable para mantener una buena circulación.

Practicar el sexo seguro, lo cual reduce el miedo de contraer el VIH y enfermedades de transmisión sexual.

Hablar abiertamente con la pareja sobre el sexo y la relación. Si no se logra hacer esto, la asesoría profesional puede ayudar.

Muchos especialistas han opinado que una de las mejores y más felices medidas preventivas consiste en hacer el amor frecuentemente con una pareja querida, buscando el placer. Aunque no tiene que ser necesariamente con una pareja estable.

¿Cómo debe afrontar el hombre los problemas de erección?

El restablecimiento de la confianza sexual es un objetivo muy importante en el tratamiento de la disfunción eréctil, y nuestra experiencia nos indica que el pronóstico se relaciona directamente con la duración del síntoma y con el tipo de impotencia, siendo más rápido y fácil solucionar la impotencia secundaria (que no es de toda la vida) que la primaria (que es desde siempre). Así por ejemplo, es más sencillo si hace poco tiempo que se ha tenido el primer episodio y se acude pronto a realizar el tratamiento, que cuando ya se han pasado muchos años con este problema, o incluso, siempre ha existido.

 

El papel del hombre: En lugar de caer en el desánimo, la persona a la que se le diagnostique impotencia debe tomar medidas de carácter personal para contribuir a superar con éxito dicha condición:

 

  • Prepararse psicológicamente y mentalizarse de que a partir de aquel momento dejará de ser impotente.
  • Dialogar con su pareja sobre los problemas emocionales.
  • Mantenerse en buenas condiciones físicas y en un peso normal.
  • Asegurarse de que la impotencia no es consecuencia de una enfermedad: diabetes, esclerosis múltiple o arteriosclerosis.
  • No ingerir alcohol ni consumir tabaco, pastillas para dormir, tranquilizantes, calmantes, etc.
  • Intentar el coito aunque el pene no esté erecto (el coito es el estimulante sexual más poderoso).
  • Hacer una prueba con algún dispositivo mecánico estimulante.
  • Consultar siempre con especialistas.

¿Cómo le puede ayudar su mujer?

El papel de la mujer: La mujer cuya pareja sufra una disfunción eréctil también debe colaborar en el proceso de superación. Entre otras cosas, es aconsejable actuar del siguiente modo:

  • Realizar masajes y contactos suaves en los genitales de su compañero, que ayuden al hombre a conseguir una estimulación suficiente.
  • Calificar positivamente el comportamiento sexual del hombre si logra la penetración, aunque sea breve, para aumentar su autoestima.
  • El juego previo apasionado provoca casi siempre una respuesta eréctil en el pene del varón.
  • Comprensión.

Impotencia en la tercera edad, ya que existen muchos malentendidos.

Los problemas con la erección tienden a ser más comunes a medida que se envejece, aunque pueden afectar al hombre a cualquier edad y en cualquier momento de su vida. Las causas físicas son más comunes en los hombres de mayor edad, mientras que las psicológicas son más comunes en los hombres más jóvenes.

Como resultado del proceso de envejecimiento, suele haber un periodo refractario mayor (tiempo necesario para una nueva erección después de un orgasmo).

La edad también parece afectar al tiempo necesario para excitarse, para la rigidez de la erección, que es menor y la eyaculación. Pero todos esos factores no justifican que no se pueda hacer el acto sexual. El hombre debe poder hacerlo a cualquier edad. La sexualidad no tiene fecha de caducidad. Si la impotencia se da más en personas mayores, es sólo porque es más probable que sufran enfermedades asociadas a la ello y que usen más medicamentos que alteren la función eréctil.

 

 

 

 

Comunidad Autónoma de MadridReal Colegio Oficial de Médicos de MadridEuropean Society for Sexual Medicine (ESSM)Sexual MedicineEuropean Sexual Dysfunction AllianceInternational Society of AndrologySociedad Europea de Medicina SexualAsociación Española de Andrología